domingo, 4 de mayo de 2008

1º MENCIÓN TERESA IRIS COSENTINO




Carta a mi nietita Irene

¿Qué podría decirte, pequeña mía…Podría contarte de las ilusiones con que esperé tu llegada, de las batitas que te tejí, de los baberos que te bordé, de ese moisés que acunara los primeros sueños de tu papi y que vestí para vos …y te veo en una espuma de linón y broderie…
Qué distinta hubiera sido la vida de tus papis si… Talvez hubieran seguido juntos y hubieras tenido muchos hermanos…
Pienso en la emoción de tus primeras palabras…en el alboroto de tus primeros pasos…y me parece verte con tu guardapolvo blanco en tu primer día de clase…y recibiendo tu diploma de primaria…y en tus quince años y con tu primer noviecito y luego la elección de una carrera…
¡Qué pronto pasa el tiempo!...¡Qué difícil aceptar que nada fue así porque tu vida fue tan breve, brevísima… Sólo alcanzó para recordarte, en la brevedad de tu nombre, Irene, porque en mi memoria vives, cual duende. Efímera vida con nombre de estrella, ésa , la más brillante que por ti se enciende. Sobrevuela los días y enciende las noches, tu imagen etérea y una canción de cuna te mece. Estás en mi oración que al cielo sube pues cual Ángel de la Guarda eres, mi pequeña, mi dulce nietita vestida de nubes. Cual destello sublime, fugaz existencia en mundo terreno, tu presencia nos dejó por siempre el soplo de tu alma a pesar del tiempo…y de que hace veinte años, pasaste como en fugaz vuelo…
En un soplo de amor mi alma te roza…
TU ABUELITA SECRETA

No hay comentarios: